martes, 4 de agosto de 2015

Momentos creativos



"He hallado lo esencial de mi pintura
 en el camino
 y en la búsqueda ...
la historia en sí misma no importa,
lo que importa es la manera de contarla".
 
 Raoul Dufy





 
 
El proceso creativo y la belleza de lo efímero ... un momento dará lugar a otro ...

¿Se puede pintar el canto de un pájaro?


Para hacer el retrato de un pájaro

 
Pintar primero una jaula
Con la puerta abierta
Pintar después algo bonito
Algo simple algo bello
Algo útil para el pájaro
Apoyar después la tela contra un árbol
En un jardín en un soto
O en un bosque esconderse tras el árbol
Sin decir nada sin moverse
A veces el pájaro llega enseguida
Pero puede tardar años
Antes de decidirse
No hay que desanimarse
Hay que esperar
Esperar si es necesario durante años
La celeridad o la tardanza
En la llegada del pájaro
No tiene nada que ver
Con la calidad del cuadro
Cuando el pájaro llega si llega
Observar el más profundo silencio
Esperar que el pájaro entre en la jaula
Y una vez que haya entrado
Cerrar suavemente la puerta con el pincel

Después borrar uno a uno todos los barrotes
Cuidando de no tocar ninguna pluma del pájaro



Hajime Namiki



Hacer acto seguido el retrato del árbol
Escogiendo la rama más bella para el pájaro
Pintar también el verde follaje
Y la frescura del viento
El polvillo del sol
Y el ruido de los bichos de la hierba en el calor estival
Y después esperar
Que el pájaro se decida a cantar

Si el pájaro no canta mala señal
Señal de que el cuadro es malo
Pero si canta es buena señal
Señal de que podéis firmar
Entonces arrancadle delicadamente
Una pluma al pájaro
Y escribid vuestro nombre
En un ángulo del cuadro

 
Jacques Prévert



 

 
Durante el proceso creativo, el poeta más lúcido (y todo artista en general), el más seguro de sí y de su poesía, se siente a veces poseído. Pero ¿poseído, por quién? Leí estos versos de Juan Ramón Jiménez en los que tiene conciencia de esta fuerza misteriosa:

 «Poder que me utilizas,
como médium sonámbulo,
para las misteriosas comunicaciones;
¡he de vencerte, sí,
he de saber qué dices,
qué me haces decir, cuando me cojes;
he de saber qué digo, un día!»


(Poesía, 63.)

 
Algo que recordé a raíz de un comentario de Toro Salvaje:

Es que hay versos y también poemas que tienen vida propia.
Se sirven del poeta para materializarse.
El poeta es únicamente el vehículo.
 


 


6 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

:)

Que linda.

Besos.

maite lorenzo molina dijo...

Preciosa entrada. ¡Que belleza!!! Gracias por tus blogs.
Son un tesoro para mí.
Un abrazo
Maite

Rosa dijo...


:))


Un beso grande, querido Toro.

Rosa dijo...

Gracias a ti, Maite, por tu compañía.

Un beso, con mucho cariño.

Amapola Azzul dijo...

Coincido con el comentario de Toro. Besos.

Feliz semana, Rosa.

Rosa dijo...


:))

Un beso, mi linda Amapola.

Feliz semana para ti también.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...