martes, 21 de febrero de 2017

La primera palabra de un verso ...







“Para escribir un solo verso, es necesario haber visto muchas ciudades, hombres y cosas; hace falta conocer a los animales, hay que sentir cómo vuelan los pájaros y saber qué movimiento hacen las pequeñas flores al abrirse por la mañana. Es necesario poder pensar en caminos de regiones ignotas, en encuentros inesperados, en despedidas que hacía tiempo se veían llegar; en días de infancia cuyo misterio no está aún aclarado; […] en mañanas al borde del mar, en la mar misma, en mares, en noches de viaje que temblaban muy alto y volaban con todas las estrellas -y no es suficiente incluso saber pensar en todo esto. Es necesario tener recuerdos de muchas noches de amor, en las que ninguna se parece a la otra, […] Es necesario aún haber estado al lado de los moribundos, haber permanecido sentado junto a los muertos, en la habitación, con la ventana abierta y los ruidos que vienen a golpes. Y tampoco basta tener recuerdos. Es necesario saber olvidarlos cuando son muchos, y hay que tener la paciencia de esperar que vuelvan. Pues, los recuerdos mismos, no son aún esto. Hasta que no se convierten en nosotros, sangre, mirada, gesto, cuando ya no tienen nombre y no se les distingue de nosotros mismos, hasta entonces no puede suceder que en una hora muy rara, del centro de ellos se eleve la primera palabra de un verso.”


Rainer M. Rilke,  Los cuadernos de Malte Laurids Brigge.









domingo, 19 de febrero de 2017

De 1927 a 2016







Montaje con películas ganadoras de los 'Premios Óscar' y las nominadas para este año.






jueves, 16 de febrero de 2017

Dame, Amor, besos sin cuento ...








Besos y besos ...


“Dame, Amor, besos sin cuento,
asida de mis cabellos,
y mil y ciento tras ellos
y tras ellos mil y ciento,
y después
de muchos millares, tres;
y porque nadie lo sienta,
desbaratemos la cuenta
y contemos al revés”.

Cristóbal de Castillejo



Está basado en otro poema de más de 1.500 años antes, el “A Lesbia” del latino Catulo:


“…Da mi basia mille, deinde centum,
dein mille altera, dein secunda centum,
deinde usque altera mille, deinde centum.
dein, cum milia multa fecerimus,
conturbabimus illa, ne sciamus,
aut ne quis malus inuidere possit
cum tantum sciat esse bassiorum”.


Traducción:

“Dame mil besos, después cien,
luego otros mil, luego otros cien,
después hasta dos mil, después otra vez cien;
luego, cuando lleguemos a muchos miles,
perderemos la cuenta para ignorarla
y para que ningún malvado pueda dañarnos
cuando se entere del total de nuestros besos”.


Dedicado a Carmen, a raíz de su comentario en la entrada anterior.
:))




Una canción preciosa que escuché hoy en la versión para piano de Jesús Acebedo:
"No puedo vivir sin ti".





miércoles, 15 de febrero de 2017

De un verso hacia otro verso ...





Pierre Auguste Renoir


"El mejor viaje de este mundo es el que lleva





 de un verso hacia otro verso",

Martín López-Vega
(apócrifo María Leitáo)










lunes, 13 de febrero de 2017

Soneto




Catrin Welz Stein



En un soneto cabe cualquier cosa:
la tarde del revés, la golondrina
que asoló con sus alas mi oficina,
y el humo, convertido en mariposa.

Le cabe la certeza luminosa
del rayo que ni cesa ni fulmina.
Le cabe la soberbia gongorina
que urdió en la noche el nombre de la rosa.

Si abarcará universos literales,
campos, espigas, lunas, mares, montes,
que, por caber, le caben catedrales

y lirios que resumen horizontes.
¿Y dices que no cabe el amor nuestro?
Si me das un papel, te lo demuestro.


Laura Campmany
Del amor o del agua,




Cupido, del ballet Don Quijote.






jueves, 9 de febrero de 2017

En sueños ...




Hu Jun Di



El frío es penetrante
beso una flor de ciruelo
en sueños.

Sōseki



Pēteris Vasks : Plainscapes.



domingo, 5 de febrero de 2017

Una sonrisa




Catrin Welz Stein



Alguna estrella está llena de sueño y se le ve cerrar los ojos.

Ramón Gómez de la Serna





Una sonrisa 'a cappella'
:)




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...