lunes, 20 de abril de 2015

Un pequeño homenaje agradecido

 
 
 

 
Una suave caricia es este poema, sencillo, delicado, tierno, delicioso, Eso quiero:
 
Una mirada de tu boca.
Eso quiero.
Y después
un beso
de agua
de flor
y de cielo.
Tus manos
y las mías
bailando caricias
que no acaban nunca.
Y un suspiro
de tus ojos
salpicando soles
como un hada de cuento.

Toro Salvaje
 
 
 

Rugen las tormentas
dentro de los soles
mueren estrellas
nacen constelaciones
y la tierra
que nos soporta
gira y gira imparable.
El cosmos es un torbellino
que reluce apoteósico
desde el fin de la nada
hasta el misterio del todo.
El universo entero
y el tiempo
y el espacio
siguen expandiéndose
por un vacío incomprensible
de la mano de años luz
y galaxias que ni sospechamos.
Y yo
preso
aquí abajo
miro hacia arriba
y escribo un poema
desde el núcleo mismo
de la más insignificante nada.
 
 Toro Salvaje, Insignificancia.

Y Toro, te dedico estas canciones, creo que acompañan muy bien tus versos:

Como el agua bajada desde el corazón, desde el alma, profunda, clara, transparente y pura...
 



Y de sur a norte, desde una esquina de la nada, con extrema sensibilidad para captar lo que se mueve a su alrededor, inunda la red con sus poemas; siempre deja ese no sé qué que queda balbuciendo, sus versos son como un pequeño milagro cotidiano. Toro resucita, renace en cada poema.
Me ha encantado descubrir a uno de los grandes poetas actuales. Es increíble su versatilidad e imaginación, roza todos los pliegues del alma con palabras vibrantes, chispeantes, exactas, puras; son palabras de luz para el corazón. Me parece, simplemente, genial. Palabras que hablan de nostalgia, de cansancio, de crítica mordaz, de desesperanza, pero también de lucha, de búsqueda, de delicadeza, ternura, sentimientos, pasiones, dulzura, de lo cotidiano, de lo pequeño, de lo sencillo, de lo "hondo", de chispa, de simpatía a raudales (leer a Justiniano, una especie de alter ego, resulta realmente carcajeante, es genial). Es un mago de palabras.  
 
Creo que los políticos deben tener cuidado, el mundo está lleno de poetas ...
 

 


Aquí
en una esquina
de la nada
también late el mundo
y de vez en cuando
llueven las nubes negras
y el viento ulula
buscando caricias de amor
y todos los tiempos
se vuelven un tiempo
y me recojo en mí mismo
y miro por la ventana
la noche inhóspita
y pienso esperanzado
en que mañana saldrá el sol.


Toro Salvaje, En una esquina de la nada.


Gracias siempre, querido Toro Salvaje, Xavi, Javier. Eres para mí un amigo querido con el que aprendo mucho. Ha sido y es una delicia recorrer este Justi Tour City contigo.

Entré a su blog las pasadas navidades y, ahora en la Pascua, creo que sus versos han sido un regalo maravilloso, por inesperado, que me dejó el rey Melchor, mi Rey.

Con poetas así, la poesía fluye y fluye cada día ... ¿existe un regalo más bonito?


 

 
 

2 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Ufffffffffff
Suerte que no puedes verme ahora.
Te reirías de lo rojo que estoy.
Muchas gracias Rosa.
Eres un cielo de verdad.

Besos.

Rosa dijo...

Te chinchas, te chinchas (cantando), no has podido "estropear" los poemas...

Es la pura verdad, Toro, no te sonrojes. Y me he quedado corta, eres un gran poeta.

¡Gracias a ti!

Muchos besos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...