martes, 31 de marzo de 2015

Ernestina de Champourcín

 
 
 
 
La gran poeta, tantas veces olvidada y silenciada, de la Generación del 27: 
 
 
 Sir George Clausen


¡Los árboles contigo!
Masas de hojas verdes traspasadas de luz
y mi nombre allá lejos,
murmurando allá lejos
a la orilla del mar por voces que no saben
qué página de un libro
me estalla entre los labios.

 
Ernestina de Champourcín


 

Paul Rink
 

Y se va marchitando la caja de las rosas;
no tiene quien las saque y las lleve al camino.
Un airón de perfume se nos quiebra en las manos
mientras algo se muere y nace al mismo tiempo.

Se nos frustró la cita con aquella fragancia
de tan pura, invisible, ese ramo de brisa
que apenas huele a nada
y que agavilla en sí todo el amor del mundo.
 
Hay cosas que no son, pero que siguen siendo
gozo, nostalgia, fronda que nunca hemos plantado,
hermosura secreta que sólo fue latido.

 
Ernestina de Champourcín

 
 
Ángel. Kazimierz Sichulski

 
 "Yo creo que morir
es estar es estarse
por fin en lo absoluto
en lo definitivo.
Sorpresa de lo eterno
de lo que ya no cambia
y que es sin embargo
cada vez diferente.

Y en ese estar están
lo humano y lo divino.
Todo lo que se toca
todo lo que se siente
y en esos brotes de luz
deslumbrantes, escasos
que arrebatan la vida
y nos la dan de nuevo.

 Morir es una rosa
que se nos da de balde
un perfume cuajado
en amor para siempre.



Ernestina de Champourcín



 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...