martes, 30 de marzo de 2010

La sopa en la Historia del Arte




El almuerzo (quizás sopa o gachas de avena).
Théodore Earl Butler (s. XIX. Impresionismo. Norteamérica)



La hija del artista, Alice Butler, conocida como Lili, está absorta en su alimento. La escena resulta muy tierna. Vista desde la altura de un adulto, la cara de la ñiña, excepto la curva redonda de su mejilla, se oculta bajo su mechón de pelo suelto, enredado. Se minimizan sus rasgos para centrar la atención en su actividad incesante, sugerida por la representación algo velada de sus manos, los dientes de su tenedor y la sustancia indescriptible, quizás sopa o gachas de avena, en su plato.


 

Niña tomando sopa. Albert Anker (s. XIX. Realismo. Suiza)
 


Sirviendo sopa en un comedor de beneficencia.
Vincent van Gogh (Dibujo, s. XIX. Holanda)
 



La sopa de la modista. François Emile Barraud (s. XX. Realismo Mágico. Francia)



La sopa. Charles Víctor Thirion (s. XIX. Realismo. Francia)
 


Niño comiendo sopa. Armand Guillaumin (s. XIX. Impresionismo. Francia)



La Virgen de las sopas de leche (1). Gérard David (S. XV. Renacimiento. Flandes)


El autor realizó varias copias de este tema siguiendo la misma composición y variando los detalles. Una ventana al fondo nos permite contemplar el paisaje de Brujas. Se trata de una representación simbólica de la Madre alimentando a su Hijo: la Iglesia que alimenta a los creyentes, María que sustenta a la Iglesia, etc. Y que podía ser representada de esta manera o con la imagen de María amamantando a Cristo. El pan sobre la mesa y la jarra al fondo simbolizan la Eucaristía, el libro junto a la ventana simboliza la Palabra de Dios, la manzana el símbolo del Pecado Original del que Cristo nos liberó. Son llamadas a la devoción privada, ya que estas representaciones se realizaban por encargo para uso familiar. Nos han llegado otras tres copias de esta obra, una en Bruselas, otra en San Diego (California) y otra en Génova. Algunas de ellas serían realizadas por sus asistentes, pero siempre siguiendo las pautas del maestro.



 
La hora de la sopa. Bernard Pothast (s. XIX. Impresionismo. Bélgica)



Criada con sopa en una olla. Pehr Hillestrom (s. XVIII. Academicismo. Suecia)



La sopa de Annette. Édouard Vuillard (s. XIX. Nabis. Francia)




Chop Suey. Edward Hopper (s. XX. Escuela de Ashcam. Norteamérica)




La golosa. Picasso (s. XX. Época azul. España)
 


Bodegón con sopa de arvejas. Fernando Botero (s.XXI. Colombia)
 



Sopera y manzana. Berthe Morisot (s. XIX. Impresionismo. Francia)
 


Pobres esperando la sopa. Isidro Nonell (s. XIX. Modernismo. España)



Virgen de las sopas de leche (2). Gérard David (s. XVI. Renacimiento. Flandes)
 



La sopa. Picasso (s. XX. Época Azul. España)



La sopa. A. W. Bouguereau (s. XIX. Academicismo. Francia)
 


Naturaleza muerta con sopera. Cézanne (s. XX. Postimpresionismo. Francia)



La sopa de leche. A. W. Bouguereau (s. XIX. Academicismo. Francia)
 



 

jueves, 18 de marzo de 2010

Recordando a Miguel Delibes


Muere el Maestro de la narrativa actual. Nos queda su prosa sencilla, humana y profunda, al alcance sólo de los grandes escritores.
He leído sus novelas a lo largo del tiempo pero, en especial, me impactó "El hereje" por su mensaje sobre la tolerancia y libertad de conciencia. Cuando acabé de leerla, recuerdo muy bien la sensación de satisfacción que me produjo, la sensación de tener una gran obra en mis manos, que me hizo reflexionar sobre las relaciones humanas.
En su novela "El príncipe destronado", indaga en el mundo de la niñez, a través de los ojos de Quico, un niño de cuatro años, que se siente desplazado ante la llegada de Cris, su nueva hermana. Muchas de las escenas se desarrollan en la cocina, como ésta, divertida y muy tierna:

"Mamá le metió en la boca un nuevo pedazo de carne. Quico la miró.
Desenroscó el tapón rojo:
—Es la tele, ¿verdad, Mamá?
Sí, es la tele; anda, come.
—No quieres que se me haga bola, ¿verdad, Mamá?
—No, no quiero. Come.
—Si como, me hago grande y voy al cole como Juan, ¿verdad, Mamá?
Mamá suspiró, pacientemente:
—No veo el día —dijo.
—Y cuando vaya al cole no se me hace la bola, ¿verdad, Mamá?
—¿Verdad, Mamá?; ¿verdad, Mamá?
—dijo Mamá irritada, sacudiéndole por un brazo—: ¡Come de una vez!
Quico le enfocó sus ojos implorantes con una vaga sombra de tristeza en su limpia mirada azul:
—¿Verdad, Mamá que no te gusta que diga “verdad, Mamá; verdad, Mamá?” —dijo.
Mamá tenía los ojos brillantes, como si fuera a llorar. Musitó: “Yo no sé qué va a ser de esta criatura”.



Descanse en paz.


 

domingo, 14 de marzo de 2010

Sopa de marisco



 


Una receta de mi tía, que conocemos como "la sopa de Milandis", procedente de la tierra asturiana.

Ingredientes

4 nécoras, 300 g. de almejas, 3oo g. de gambas, 300 g. de mejillones, 1 cabeza de congrio o rape, 2 huevos cocidos, pan rallado, pan de barra, un diente de ajo, cebolla, pimentón y aceite de oliva.

Preparación

En una cazuela cocemos los mariscos, el pescado y los huevos. Una vez cocidos, se retira una de las conchas de los mejillones y se añaden de nuevo. Se retira la cabeza del congrio. Se parten las nécoras por la mitad, pelamos las gambas, y partimos en trocitos los huevos. Se añaden de nuevo a la cazuela. Añadimos el pan partido fino, en rebanadas. Se reserva.
 
En una sartén ponemos aceite, y cuando esté caliente, se doran el ajo y un poco de cebolla, picados en trocitos pequeños. A continuación añadimos pan rallado y pimentón. Removemos y vertemos en la sopa. Cocemos todo unos minutos y a la sopera. ¡Lista para tomar!

 Deliciosa la sopa de mi tía.




 

viernes, 12 de marzo de 2010

Huevo frito con gulas y gambas sobre lecho de patatas













Una receta de mi tía, fácil de elaborar, nutritiva y rica:

Ingredientes
2 patatas medianas, un paquete de gulas, 300 g. de gambas, cuatro huevos, aceite de oliva, un diente de ajo y sal.

Preparación:
Se pelan las patatas y se fríen en cuadraditos pequeños. Se sacan, se salan y se colocan en una fuente extendidas. Se añaden a la sartén las gulas con ajo muy picado (se puede añadir un poco de guindilla). Se colocan en la fuente encima de las patatas. Se pelan las gambas y se hacen con un poco de aceite y ajos picados. Se añaden a la fuente encima de las gulas. Se fríen los huevos con la yema poco hecha, se colocan en la fuente, se salan y se parten para que la yema impregne todo lo anterior. ¡Listo para tomar!


miércoles, 3 de marzo de 2010

Orejas de Carnaval

 


La Molendera. Diego Rivera






Las orejas son un postre delicioso. Antes de alejarnos del Carnaval, que es la época en la que se preparan, quiero dejar la receta de mi madre. Nos endulza siempre con ellas por estas fechas. Son muy fáciles de hacer y resultan muy sabrosas, tanto que hay que tener cuidado, porque se empiezan a comer y no se para...

Ingredientes
 
 
1 kg. de harina, 2 huevos, medio litro de aceite de oliva, medio litro de vino blanco y un poco de sal.

Preparación
 
 
En un bol se añaden los huevos, el aceite, el vino blanco y un poco de sal. Se mezcla bien y se añade poco a poco el harina. Cuando la masa no se pegue a las manos, se coloca en la mesa y se amasa.
Se deja reposar 5 ó 10 minutos, y con el rodillo se estira mucho la masa (cuanto más se estire queda más fina y es mejor). A continuación, se da forma con un cuchillo, cortando rectángulos o cuadrados, como más nos guste.
 
En una sartén se añade un litro de aceite y, cuando esté bien caliente, se fríen. Una vez doradas, se sacan a una fuente con papel, para que absorba el aceite. Se espolvorean con azúcar y ¡listas!

 
 
 
 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...