viernes, 15 de abril de 2016

La mujer de Lot II




Michal Lukasiewicz 


Entonces la mujer de Lot miró
atrás, a espaldas de él, y se
volvió estatua de sal.

Libro del Génesis


Y siguió el hombre justo al enviado de Dios,
grande y resplandeciente, por la montaña negra.
En tanto, una voz penetrante urgía a la mujer:
no es demasiado tarde, aún puedes mirar.

Mira las torres rojas de tu Sodoma natal, la plaza
en que cantaste, el patio donde hilabas, de la casa
en lo alto, las ventanas vacías, la casa en que tus hijos
nacieron, fruto de unión feliz.

Una mirada sólo. Y helados en un dolor de muerte
ya no pudieron mirar más sus ojos.
Sal transparente se tornó el cuerpo todo
y las piernas ligeras en la tierra arraigaron.

¿Y a esta mujer nadie la llorará?
¿Es figura anodina para ocuparse de ella?
Pero mi corazón no olvida
a la que dio la vida por una mirada.

 Anna Ajmátova 



16 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

Como diría el amigo que no es el mío pero si de mi amigo, Interesante.




Un abrazo Rosa

Crónicas vienesas dijo...

El final es emocionante.
Besos, Rosa

El collar de Hampstead dijo...

De pequeña,cuando las monjas contabab esta historia o leían la Biblia...yo siempre me conmovía por esta mujer.
Me has recordado aquellos momentos...

Un beso,Rosa.
Buen sábado!

Ilduara dijo...

Es necesario, muchas veces, mirar al pasado para afianzar el presente.

Amapola Azzul dijo...

A veces me siento identificada con ella.

Siento wue hago mal en mirar atrás en muchas aspectos y cosas de mi vida que ya no estàn.

Seré màs feliz cuando olvide esa gesto y sólo mire el presente y hacia adelante.

Un beso. Me enterneció tu post. Es muy bonito. Me soprendes gratamente
cada día màs con tu sensibilidad. Un fuerte abrazo.

Rosa dijo...

Sí, siempre me pregunté por este pasaje de la Biblia. ¿Qué quiso mirar?

Otro poema muy bello:

Se te iba haciendo el cuello de sal y la sonrisa
de piedra, y eran páramos los campos
y la ciudad azufre, y habías vuelto el rostro
fuera del orden propio natural (o invitada
por este mismo orden), olvidando la antigua
dulzura consabida, y supiste de pronto
que era aquel gesto tuyo quien prendía las llamas.

María Victoria Atencia.

Ya te vi, mi querida Malque :)
Montones de besos. Montones de gracias :)))

Rosa dijo...

Sí, lo es, también lo sentí.

Un beso, Celia.

Rosa dijo...

Sí, también me sucedía, Carmen, me intrigaba y me conmovía ...

"Pero mi corazón no olvida
a la que dio la vida por una mirada."

Un beso y buen domingo!

Rosa dijo...

También lo creo, Ilduara.

Mirar el pasado con agradecimiento, lo hemos vivido.
Vivir el presente con pasión.
Y abrazar el futuro con esperanza :)

Un beso.

Rosa dijo...

Sí, linda, hacia adelante, siempre.
Intenta no mirar atrás si te hace daño.
Ya sé que lo intentas, linda ...
No te rindas ... ahora, y adelante ...

Y hablando de sensibilidad, no te puedes quejar, la tienes a raudales ...
Un beso y un fuerte abrazo, linda. Que pases un buen domingo :)))

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, Rosa:

Cuánta dureza hay en algunos pasajes de la Biblia.
En este de la mujer de Lot, me decía -a mí misma- que era como una enseñanza para ir derechos a lo que conviene en cada momento.
Pero,… ¡qué triste, y cómo se entiende esa mirada!

Un abrazo

Rosa dijo...

Sí, la enseñanza bíblica es clara, pero, como tú dices, ¡cómo se entiende esa mirada!

Estoy, estamos en grupo, profundizando en la lectura del Antiguo Testamento, es una fuente inagotable, fundamental para comprender el evangelio de Cristo.

Un beso, querida Gelu.

maite lorenzo molina dijo...

Es un poema muy bello. Y desde luego un episodio de la Biblia bastante interesante.
El ejemplo que nos ponían para no mirar nunca atrás... curiosidad?? obediencia??

Gracias Rosa

TORO SALVAJE dijo...

Poemazo!!!

Me ha gustado mucho.

Besos.

Rosa dijo...

Sí, siempre me llama la atención y resulta que existen bastantes poemas sobre ello. Intriga. Este me gusta mucho.

Un beso, Maite.

Rosa dijo...

También lo creo.
Me gusta mucho.

Un beso, Toropoeta.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...