domingo, 11 de enero de 2015

Un paseo...

 
 
 
 
 
En el invierno de París
La pasan mal
Los sans-abris;
La pasan mal
Los sans-logis;
La pasan mal
los sans-nourri:
La pasan mal
En el invierno de París.

En el invierno de París
¿Qué piensas tú,
Sin un ami?
¿Qué piensas tú
Solo en la rue?
¿Qué piensas tú
De mí, de ti,
Qué piensas tú
En el invierno de París?

En el invierno de París
Viene el burgués
(que ama la vie)
Viene el burgués
Y exclama: Oui!
Viene el burgués,
Repite: Oui!
Viene el burgués
En el invierno de París

En el invierno de París
Nunca se vio
Gente tan chic;
Nunca se vio
Tan fino esprit;
Nunca se vio
Là-bas o ici,
Nunca se vio
En el invierno de París.




En el invierno de París
Con calma pues
Tendrás abris;
Con calma pues
Serás nourri;
Con calma pues
Se dice (on dit)
Con calme pues
En el invierno de París.

En el invierno de París
Vivir podrás
Un mes así;
Vivir podrás
con lait, con lit;
vivir podrás
ya san souci;
vivir podrás
en el invierno de París.

En el invierno de París…
¿Pero y después?
Solo en la rue.
¿Pero y después?
Sin un ami.
¿Pero y después?
Ni lait ni lit.
¿Pero y después
Sin el invierno de París?

Nicolás Guillén
 
 
Un poema muy curioso... 
 
 
 
 

11 comentarios:

Humberto Dib dijo...

Me gustó como va rimando con sonidos de ambos idiomas.
Con tiempo iré recorriendo tu blog con mayor dedicación.
Un fuerte abrazo.
HD

Quartier Latin dijo...

Después del invierno, la primavera, que es aún mejor en París.
Merçi et bon soir!

Rosa dijo...

Sí, es muy curiosa y musical esta combinación.

Te encontrarás muchas entradas sin imágenes, por un accidente desaparecieron. Las voy subiendo, de nuevo, cuando puedo.

Gracias, Humberto. Un fuerte abrazo también para ti.

Rosa dijo...

Sí, tú sabes mucho de eso...

Merçi y ya ¡bonjour!

Un beso, amiga.

TORO SALVAJE dijo...

No conocía este poema.
Si, es curioso.

Me ha hecho recordar este poema de César Vallejo:

PIEDRA NEGRA SOBRE UNA PIEDRA BLANCA

Me moriré en París con aguacero,
un día del cual tengo ya el recuerdo.
Me moriré en París —y no me corro—
tal vez un jueves, como es hoy, de otoño.

Jueves será, porque hoy, jueves, que proso
estos versos, los húmeros me he puesto
a la mala y, jamás como hoy, me he vuelto,
con todo mi camino, a verme solo.

César Vallejo ha muerto, le pegaban
todos sin que él les haga nada;
le daban duro con un palo y duro

también con una soga; son testigos
los días jueves y los huesos húmeros,
la soledad, la lluvia, los caminos...


Besos.

Rosa dijo...

Sí, lo conozco, es conmovedor; parece triste, en principio. Murió un día de Viernes Santo, en primavera y con lluvia. Y la alusión a la lluvia, a los caminos, después de la soledad, en el último terceto, me sugiere limpieza, serenidad, como el aguacero con el que comienza. Me parece un poema muy bello y tierno, aunque parezca, a veces, desolador; la soledad...le daban duro, pero él no les hace nada, es como un niño, y enternece.

Y sobre todo, es enigmático, por el día que murió en realidad (parece que entró en agonía el jueves, y fue una muerte tranquila). Nunca siento este poema como triste...vivió sin apenas nada, luchando, con dignidad, y murió igual, precisamente, un Viernes Santo; es un misterio de poema, me parece precioso. Es como una premonición.

Gracias, Toro.
Besos, de corazón. Me encantó.

Amapola Azzul dijo...

No conocía el poema, Besos.

Rosa dijo...

Y, ¿qué te sugiere? Tienes mucha sensibilidad, me gustaría saberlo.

Un beso, linda Amapola.

Amapola Azzul dijo...

Me sugiere muchas cosas, una atmósfera especial, y también nostalgia.

Lo leeré otra vez¡

Amapola Azzul dijo...

Creo que vivir es la clave, y ahí es donde pone el acento el poeta, pero es mi visión, Un beso¡¡

Feliz semana¡¡, Rosa.
:)

Rosa dijo...

Sí, ¡me alegro de la coincidencia!

Feliz semana también para ti,linda Amapola.

¡Un beso!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...