jueves, 8 de enero de 2015

Sustos de niño

 
 
 
La mendiga, (1868). Guillaume Charles Brun
 
 
 
El susto de ver el primer mendigo.
Y el susto de ver que mi madre
pasaba sin asustarse.
 
Geraldino Brasil
 
 
 
 
 

4 comentarios:

SUREANDO dijo...

Creo que he subido este poema algún día a mi blog. Es estremecedor.
Un abrazo
Beatriz

Rosa dijo...

Sí, es verdad, estremecedor. No lo leí en tu blog, pero seguro que está, hay tantos...y disfruto tanto...¡gracias!!!

Un beso, Beatriz.

TORO SALVAJE dijo...

Que poemazo!!!

El segundo susto es inolvidable.

Besos.

Rosa dijo...

Sí, debe serlo...

Besos, Toro.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...