lunes, 15 de diciembre de 2014

El Cascanueces


  
 
 
  
 
El Cascanueces y el Rey de los ratones es un cuento de hadas que sucede en Navidad y fue adaptado por Alejandro Dumas de la obra original de Ernst Hoffmann. Es uno de los ballets más representados y conocidos, ya que Tchaikovski puso música a esta obra y, desde entonces, se representa por todo el mundo, sobre todo, en vísperas de Navidad..

Estrenada el 18 de diciembre de1892 en el teatro Mariinsky, en San Petersburgo, Rusia. Os dejo una de las mejores versiones, bajo la batuta de Valery Gergiev y en este teatro. Una maravilla.

En el minuto 1:13 35, se encuentra el Vals de las flores, ¡¡¡maravilloso!!!
 

 
 
 

En la casa de los Stahlbaum, en la víspera de Navidad, Clara, su hermano Fritz y sus padres preparan decorando el árbol para la fiesta de esa noche con amigos y familia. Las festividades comienzan. Cuando el reloj de búho de la abuela da las ocho, un misterioso personaje entra en la habitación. Es Drosselmeyer, un concejal local, mago y el padrino de Clara, que también es un talentoso fabricante de juguetes que ha traído regalos para los niños. Fritz recibe como regalo el rey de los ratones. Todos están felices salvo Clara, quien no ha recibido un regalo todavía. Drosselmeyer les enseña entonces tres muñecas de tamaño natural que bailan. Cuando terminan su danza, Clara se acerca a Drosselmeyer pidiendo un regalo. Drosselmeyer tiene otro juguete. Es un cascanueces con la forma tradicional de un soldado en uniforme de formación. Clara está encantada, pero su hermano siente envidia y lo rompe. La fiesta termina y la familia Stahlbaum se acuesta.

Mientras todos duermen, Drosselmeyer arregla el cascanueces. Cuando el reloj toca la medianoche Clara se despierta y ve que su ventana está abierta. De repente, los ratones comienzan a llenar la sala, el árbol de Navidad comienza a crecer y el cascanueces cobra vida. Clara se encuentra a sí misma en medio de una batalla entre un ejército de soldados de jengibre y los ratones dirigidos por el rey de los ratones. El cascanueces aparece para conducir a los soldados de jengibre, a los que se unen soldaditos de plomo y muñecas que sirven como médicos para llevarse a los heridos. Como el rey de los ratones avanza hacia el cascanueces aún herido, Clara le ayuda sosteniendo la cola del rey de los ratones y tirándole un zapato, éste aprovecha la oportunidad y apuñala al rey, que muere.
 
 



Los ratones se retiran y el cascanueces se transforma en un príncipe. Ambos viajan hacia un bosque de pinos en el que los copos de nieve bailan a su alrededor. Las hadas y reinas bailan para darles la bienvenida.  Cae el telón y termina el primer acto.

En el cuento original de Hoffmann y en las versiones de 1985 y 2001, el príncipe es el sobrino de Drosselmeyer, a quien el rey de los ratones había convertido en un cascanueces. Todos los acontecimientos, tras la fiesta de Navidad, se solucionan por Drosselmeyer al eliminar el hechizo.
 

 

 
 
 Acto II

Escena 1: El reino de los dulces.

Clara, el cascanueces y Drosselmeyer llegan al reino de los dulces, donde los recibe el Hada de azúcar (Danza del Hada de azúcar del vídeo), su caballero y el resto de los dulces. Se suceden una danza española, a veces identificada con el chocolate, una danza china relacionada con el té, una danza árabe relacionada con el café y una danza rusa a veces llamada bastones de caramelo (la danza rusa es el Trepak). También Mamá Jengibre y sus polichinelas, las flautas de lengüeta, el Hada de azúcar y el Vals de las flores. Pero las danzas en el reino de los dulces no siempre siguen el mismo orden. Después de las celebraciones, Clara se despierta bajo el árbol navideño con su cascanueces de madera, alegre por su maravillosa aventura y cae el telón.

En otras versiones nunca se ve a Clara despertándose, sino que tras todas las danzas en el reino de los dulces, ella y el príncipe se deslizan en un trineo tirado por renos y finaliza la obra. El sueño ha sido real, como en el cuento original de Hoffmann. La versión del Royal Ballet también lo representa de esta manera. Finalmente, el sobrino de Drosselmeyer que había sido transformado en cascanueces, reaparece bajo forma humana en la juguetería de su tío.

 
 



 
 
 

2 comentarios:

Es cielo y es azul dijo...

¡Me encanta! Hace unos años tuve la oportunidad de verlo en el teatro, pero en patinaje sobre hielo. ¡Espectacular!
Besos.

Rosa dijo...

Todos los años dejo algo del Cascanueces, ¡me encanta que te encante!

Sí, tuvo que ser espectacular, ¡suertuda!

Es realmente precioso.

Un beso

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...