martes, 13 de agosto de 2013

Que nadie duerma

 
 
 

 
 
El príncipe desconocido
 
¡Que nadie duerma! ¡Que nadie duerma!
¡También tú, oh Princesa,
en tu fría estancia
miras las estrellas
que tiemblan de amor y de esperanza...!

¡Mas mi misterio está encerrado en mí!,
¡Mi nombre nadie lo sabrá! No, no
Sobre tu boca lo diré
(Puccini: Sólo cuando la luz brille)
Cuando la luz brille
(Puccini: ¡No, no, sobre tu boca lo diré!)
¡Y mi beso fulminará el silencio
que te hace mía!

 
Voces de mujeres
 
Su nombre nadie sabrá...
¡Y nosotras, ay, deberemos, morir, morir!


El príncipe desconocido
 
¡Disípate, oh noche!
¡Ocúltense, estrellas! ¡Ocúltense, estrellas!
¡Al alba venceré!
¡venceré! ¡venceré!


 
Nessun dorma es un aria del acto final de la ópera Turandot, de Giacomo Puccini (1858-1924). Se traduce del italiano como "Nadie duerma".

Ambientada en la China milenaria, la ópera narra la historia de la cruel princesa Turandot quien, en venganza a una antepasada mancillada, decapita a sus pretendientes si no le responden tres adivinanzas. Un príncipe ignoto (Calaf) se postula respondiéndole los tres enigmas y desafiándola a que sea ella la que averigüe su nombre. Turandot ordena que nadie duerma en Pekín hasta que se sepa el nombre del atrevido pretendiente.
 
¡Feliz semana!
 
 


 

2 comentarios:

AMALIA dijo...

No me canso de oírla.

¡¡Gracias!!.

Un beso.

Rosa dijo...

Ni yo, es preciosa.

Gracias a ti, Amalia.

Un beso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...