martes, 22 de mayo de 2012

Caracoles guisados

 
 
 



Los pueblos anglosajones y escandinavos, consideraban el caracol como un bicho despreciable, y comerlos una bárbara costumbre de los pueblos del sur. Apicius, el insigne gastrónomo de la vieja Roma, engordaba caracoles con leche y flor de harina, siendo tenidos entonces como un manjar sublime que hacia las delicias de los festines romanos, creándose granjas especializadas donde también engordaban su carne misteriosa, casi divina, con vino y salvado.
En la Edad Media fue estimado plato durante la Cuaresma.


 Para su preparación hay que atenerse a una regla de oro guardada en el siguiente refrán:
 
 "caracoles sin picante, no hay quien los aguante".  


Una receta que mi madre preparaba de vez en cuando, porque es un poco latosa.
 Al principio no queríamos probarlos, pero ella insistía y, al final, lo consiguió, ¡¡¡nos encantaban!!!

 
Ingredientes:

 3 kg. de caracoles (se pueden utilizar envasados, ya limpios, pero el sabor no es el mismo, aunque evitamos todo el proceso de limpieza), 1 kg. de carne de aguja de ternera cortada en tacos, 3 dientes de ajo, 1 cebolla, pimienta negra molida, pimentón (si es de la Vera, mejor), vino blanco, perejil, 2 hojas de laurel, guindilla (si lo queremos un poco picante), 2 ó 3 huevos, sal y aceite de oliva.

 
Limpieza de los caracoles

Se dejan dos o tres días metidos en una malla con serrín (no es necesario este paso, pues también quedan limpios con el proceso siguiente).
Se dejan con sal, vinagre y agua durante aproximadamente una hora para que suelten la baba.
Se coloca una cazuela en el fuego con agua y se echan los caracoles. Cuando empieza a hervir, si el agua está verde (que lo está), se cambia el agua hasta que aparezca blanca (con dos aguas suele ser suficiente).

 
Preparación

Previamente a la limpieza de los caracoles, guisamos la carne.
En una cazuela con aceite se ponen los ajos y la cebolla picados. Se rehoga y se deja pochar. Añadimos la carne muy picadita. Salamos.
Salteamos la carne para que selle y ponemos el pimentón. Removemos y añadimos la pimienta, vino blanco, perejil picado, el laurel y la guindilla (al gusto).
 Se deja guisar a fuego lento.
Cuando la carne está guisada, añadimos los caracoles. Se rehoga y se dejan 5 minutos al fuego. Batimos 2 ó 3 huevos y los añadimos a la salsa.
 Rectificamos de sal si es necesario.
Cocemos 1/4 de hora todo junto para que el huevo impregne la salsa y los caracoles por dentro.

¡¡¡Deliciosos!!!
 



 

4 comentarios:

Gloria dijo...

Me encantan los caracoles pero los hago de distinta forma, la salsa no lleva carne ni vino sino chorizo y bacon. El resto muy parecido. Me encanta cogerlos en sus madrigueras porque casi no tienen mucosidad jejeje. Besines.

Rosa dijo...

Tienen que estar muy ricos también como dices. Los hago muy pocas veces, pero son exquisitos.
Gracias por tu sugerencia, probaré,aunque sin probar, ya me imagino que el chorizo y el bacon "casan" de maravilla.
Yo no los cojo, me los regalan y suelen estar bastante limpios, me fijaré en sus madrigueras, pero seguro que me da pena y no los cojo... me conozco...
Un beso.

Quartier Latin dijo...

Rosa, mi abuela cocinaba los caracoles como cuentas. Aunque los probé, nunca fui capaz de comerlos. Siempre me ha dado un poco de "cosa" hacerlo. Aunque si lo pienso fríamente, comemos algunos bichos... En fin, prefiero los mariscos...

No tenía ni idea de que fueran un manjar en la antigua Roma. También es un plato exquisito para los franceses.

¡Un abrazo!

Rosa dijo...

Es verdad, al principio da un poco de "cosa" probarlos. Mi madre, por ejemplo, los guisa, pero no los come la "pillina", aunque realmente están deliciosos.
En Cataluña, también se consumen mucho, a la brasa con salsa alioli, un verdadero manjar.
Un beso, tienes que animarte a comerlos, de verdad, de verdad.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...