sábado, 11 de junio de 2016

Galatea




Elliott Erwitt , Tate Gallery



No sabía qué hacer aquella tarde.
Tú estabas enfadado y no querías
salir. Me fui al Parque del Oeste
y estuve paseando mucho rato
sin encontrar un alma. En el invierno 
casi nadie pasea por los parques.
No pensé en nada. Me senté en un banco
y encendí un cigarrillo. De repente
un hombre joven se sentó a mi lado.
Le miré y vi que había un solo ojo 
en mitad de su frente, un ojo oscuro,
tristísimo y brillante. Me miraba
como pidiendo ayuda, suplicando.
Ninguno de los dos dijimos nada.
Él miraba mis ojos y yo el suyo
En silencio empezó a llorar despacio,
se avergonzó y se fue. Yo no hice nada
por detenerle. Tú no te creíste
ni una palabra de esta historia, pero
yo me lleno de angustia y de tristeza,
aunque quiera evitarlo, si recuerdo
al cíclope del Parque del Oeste.


Amalia Bautista, Cárcel de Amor







Händel escribió una cantata dramática o "sonata a tre" en 1708 titulada Aci, Polifemo e Galatea. En ella se narra este episodio clásico.

Una de sus arias más bellas y dramáticas, cantada por el cíclope Polifemo (Ildebrando D'Arcangelo), es Fra l’ombre e gl’orrori, casi imposible de interpretar para un bajo normal. ¡Bravíssimo!



Fra l´ombre e gl´orrori
farfalla confusa
già spenta la face
non sa mai goder.
Così fra timori
quest´alma delusa
non trova mai pace
ne spera piacer.

******

Entre sombras y horrores,
la mariposa confusa,
ya extinguida su luz,
no sabe ya gozar.
Así entre temores 
esta alma engañada
no encuentra ya la paz 
ni espera placer.





19 comentarios:

Celia Segui dijo...

Alucinante, demasiado bajo para mi gusto.
Me encanta Erwitt.
Besos y feliz finde.

Urban Betty dijo...

¡Me ha encantado todo!
Todo bajo prodigioso. No es fácil conseguirlo, es un don.
Gracias por el buen rato, Rosa.

la MaLquEridA dijo...

Guapísima Rosa, no entiendo mucho de música nice, te lo aseguro, pero esta está monísima.

Un besote preciosa.


¡Dios de los cielos rosas tienes una etiqueta con mi nombre! ¡Muero!

Rosa dijo...

Sí, es cierto, muy bajo. A mí me sorprendió ese tono tan grave. Me encanta.
Es más bien una cuestión genética, parece ser, poder alcanzar esa tesitura, muy poco corriente.
Me pareció talmente Polifemo :)

Un beso, Celia. No pude contestarte hasta ahora.

Rosa dijo...


¡Me alegro!
Sí, es un don, no se puede conseguir si no es así.

Un beso, y sabes que gracias a ti, amiga.

Rosa dijo...

Jajaja, Malqueeeee, no mueras, guardo esa etiqueta con mucho cariño.
Etiqueta Malque. ¡Cómo no!

Hoy, estuvimos de celebración, de Primera Comunión :))

Montones de besos, Malque preciosa, linda Flor.

Marina-Emer dijo...

Vengo a darte las gracias como paisana tuya Leonesa por tu visita ...gracias Rosa.
besos

Marina-Emer dijo...

Escuché emocionada El Danubio azul"...maravilloso...besos
Marina

Rosa dijo...

Gracias, Marina.
¡Viva León!

Muchos besos.

TORO SALVAJE dijo...

Que bueno!!!

Me ha encantado.

Besos.

Rosa dijo...

Sí, da un giro a la fábula de Polifemo y Galatea, un cíclope entrañable tal como aparece aquí.
Y no la creen.
Muy buen poema.

Un beso, Toro.

maite lorenzo molina dijo...

A mí me has recordado la Fábula de Polifemo y Galatea de Góngora, que le vamnos a hacer!!

VII
Un monte era de miembros eminente 6
este que —de Neptuno hijo fiero—
de un ojo ilustra el orbe de su frente,
émulo casi del mayor lucero;
cíclope a quien el pino más valiente
bastón le obedecía tan ligero,
y al grave peso junco tan delgado,
que un día era bastón y otro cayado
(Luis de Góngora y Argote)

Es precioso el poema de Amalia Bautista.
Gracias, Rosa.



Rosa dijo...


¡Gracias, Maite!!!, la dejamos también, la poesía de Góngora solicita la participación constante del lector.

La dulce y delicada Galatea:

Ninfa, de Doris hija, la más bella,
adora, que vio el reino de la espuma.
Galatea es su nombre, y dulce en ella
el terno Venus de sus Gracias suma.
Son una y otra luminosa estrella
lucientes ojos de su blanca pluma:
si roca de cristal no es de Neptuno,
pavón de Venus es, cisne de Juno.

...Purpúreas rosas sobre Galatea
la Alba entre lilios cándidos deshoja:
duda el Amor cuál más su color sea,
o púrpura nevada, o nieve roja.
De su frente la perla es, eritrea,
émula vana. El ciego dios se enoja,
y, condenado su esplendor, la deja
pender en oro al nácar de su oreja.


Te dejo el audio, una buena página:

Luis de Góngora

¡Un beso y feliz semana!

Marina-Emer dijo...

Gracias por tu cariñoso comentario...
Es un placer venir a estar contigo viendo que somos paisanas ...la gente de León es buena gente ...y Asturias también ,son gente muy noblota yo adoro Asturias...allí viven todos los familiares de mi marido epd...y mis hijos y yo los queremos mucho ...bueno ya ves todo lo que te digo como paisanina mía y llamarte rosa la flor por mi preferida...besos

Rosa dijo...

Gracias a ti, Marina.

También sabes que adoro Asturias, por muchas razones muy queridas, y me siento muy leonesa, española hasta la médula. Sin duda. Son mis raíces.

Un placer encontrarte, Marina.
Muchos besos.

Gelu dijo...

Buenos días, Rosa:

Pasarse por tu blog es seguridad de encontrar estupendas sorpresas en cada entrada. Iré por partes:
Excelente fotografía de los dos contempladores del Beso de Rodin.
El poema de Amalia Bautista, une sensibilidad, fantasía y compasión.
La música preciosa, y la voz casi retumba, como podemos imaginar la del cíclope de la Odisea.

Abrazos

Rosa dijo...

¡Hola, Gelu!

La fotografía me gustó, aunque no se corresponda exactamente con el poema, falta el parque y una escultura más acordé ...

Ese rasgo de compasión que no se encuentra en ninguna de las otras versiones.
Es talmente como nos podemos imaginar su voz, retumbando.

Un beso, Gelu, y buenas noches.

Ilduara dijo...

Tamaña soledad hay en este poema. Es precioso, pero muy triste.

Rosa dijo...

Sí, es cierto, también lo sentí al leerlo.
Tamaña soledad :))

Un beso, Ilduara.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...