sábado, 26 de septiembre de 2015

Deja que caiga la noche



John White Alexander


Deja que la luz del atardecer
brille por las grietas del establo, que ascienda
por los fardos de heno a medida que el sol baja.

Deja que el grillo comience su rasgueo
igual que una mujer sus labores de aguja
y estambre. Deja que venga la noche.

Deja que el rocío se acumule en la azada abandonada
en la hierba crecida. Que aparezcan las estrellas
y la luna descubra su cuerno de plata.

Deja que el zorro retorne a su guarida arenosa.
Que el viento amaine. Que que el cobertizo se oscurezca.

Deja que caiga la noche.

A la botella en la zanja, a la pala
en la avena, al aire en el pulmón,
que venga la noche.

Deja que venga como sea, y no
temas. Dios no nos deja
sin consuelo, deja que venga la noche.


Jane Kenyon




4 comentarios:

Anónimo dijo...

Deja que caiga la noche y se diezmen las tristezas.

Ilduara.

Rosa dijo...

Sí, es tantas veces sanadora ¿verdad?

Un beso, IIduara.

Amapola Azzul dijo...

Si la noche trae paz es bella.
Besos.

Rosa dijo...

:)
Sí, así es.

Un beso, linda.
Feliz semana.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...