martes, 15 de noviembre de 2016

Luz


La luz: la piel del mundo.

José Emilio Pacheco






A la lenta caída de la tarde
amar la vida largamente es todo
el oficio del hombre que respira.
Alzar la mano y detener el cielo.
Destino de la luz, nunca te acabes.


Luis Feria




12 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Eso es.
Que nunca se acabe.

Besos.

AMBAR dijo...

Muy buenos días Rosa.
A la lenta caída de la tarde, amar la vida es lo más se necesita, en los días de hoy, es lo que menos se hace entre tantas prisas y prioridades.
Que la luz no se apague y siempre nos guíe.
Muy bellas letras.
Un abrazo.
Ambar

Maite Lorenzo dijo...

Luz, que nunca se acabe.
Preciosa foto, y muy bellos versos.

Besos

Ilduara dijo...

Hermoso poema, aunque yo muchos atardeceres me encuentro sin fuerzas para esperar el alba.

Rosa dijo...

:)
Eso.
Así me gusta.
:)

Un beso,Toro.

Rosa dijo...

Buenas tardes, Ámbar:
Sin prisa, con calma.

Como tu poema de hoy, que transmite serenidad ...
:)

Un beso, Ámbar.

Rosa dijo...

Tengo fotos guardadas, y ésta me pareció que reflejaba el poema ...
Es un poeta canario.

Que nunca se acabe.

Un beso, Maite.

Rosa dijo...

Un beso, con mucho cariño, Ilduara, y mucho ánimo para esperar el alba, cada una de ellas ...

:)

El collar de Hampstead dijo...

Sí,más luz,y que nunca se vaya...

Qué cara de felicidad tiene la chica de la foto.

Un beso,Rosita,y buena noche,linda.
: )

Rosa dijo...

Eso, Carmen.
No sé quién es el autor de la foto, ni idea, trataré de buscarlo ...

Me recuerdas a Malque y su RosaRosita.
:)
Un beso para ti, linda.
Buenas noches.
:)

AMALIA dijo...

Muy lindo.
Un beso.
Feliz fin de semana

Rosa dijo...

Un beso, querida Amalia.

Buen fin de semana para ti también.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...