sábado, 22 de octubre de 2016

Bailando con Fred Astaire







"Su tacto era como la seda", decía de él  Audrey Hepburn ...


Un excelente vídeo con distintas escenas del mejor y más elegante bailarín cinematográfico de todos los tiempos.

La elegancia de Fred Astaire se mezcla con la forma poética de enlazar el ritmo de Ginger, que surgía de una mágica compenetración entre el movimiento y la delicadeza de sus manos, y sus pasos de baile acompañando a Fred.

Él y Ginger Rogers aparecieron juntos en 10 películas: Volando hacia Río de Janeiro (1933), La alegre divorciada (1934), Roberta (1935), Sombrero de copa (1935), Sigamos la flota (1936), En alas de la danza (1936), Ritmo loco (1937), Amanda (1938), Historia de Irene Castel (1939) y Vuelve a mí (1949).

No era un secreto que Fred era superior a ella en técnica de baile, pero lo que resultaba tan especial, es que Ginger no dejaba de actuar cuando el baile comenzaba;  transmitía la impresión, decían, de que bailar con él era la experiencia más emocionante imaginable.

"Ginger nunca había bailado con una pareja anteriormente. Ella fingía constantemente, no sabía hacer claqué, era vulgar y no sabía hacer casi nada ... Era el contrapunto de Rita Hayworth, pero Ginger tenía talento y lo mejoró mientras me acompañaba. Lo entendió tanto que, después de un tiempo, cualquiera que bailaba conmigo, me parecía mal", decía Fred.

La primera compañera de baile fue su hermana Adele, le siguieron Ginger Rogers. Cid Charisse, Joan Crawford, Dolores del Rio, Irene Dunne, Eleanor Powel, Paulette Godard, Rita Hayworth, Judy Garland, Ann Miller, Vera-Ellen, Leslie Caron y Audrey Hepburn.

Hay que decir que seguir bailando a Fred era muy difícil, la única que lo consiguió fue Eleanor Powell. Sólo coincidió con ella en una película ("La nueva melodía de Broadway"). Fueron los mejores bailarines de claqué del cine,  rozaron la perfección en este número:






Fred Astaire adoraba a Rita Hayworth y, a lo largo de su vida, se lo demostró de muchas formas.
Una escena de "Bailando nace el amor" ...





De él dijo Audrey Hepburn: "Su tacto era como la seda y sus consejos todavía bailan en mis oídos. No he conocido a nadie con una dulzura tal, que cada mañana cuando me levanto, me aferro a esa bondad para cubrir la maldad que me rodea." 

"Una cara con ángel" ...




“La peor tarea para los niños de hoy es aprender buenos modales sin verlos” , repetía Fred ...







"El mejor bailarín del mundo",  para  Rudolf  Nureyev ... a su vez, Fred quedó fascinado cuando vio bailar a Michel Jackson: "Oh, Dios! Ese chico se mueve de una forma excepcional. Ése es el más grande bailarín del siglo."





16 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

El más grande diciendo que Michael es el más grande es una muestra de humildad que sólo los verdaderos grandes lo reconocen.


Un beso RosaRosita.

TORO SALVAJE dijo...

:)

Me ha gustado mucho este homenaje.

Besos.

X dijo...


Un maravilloso bailarín y por lo que parece también una buena persona y amigo de sus amigos.

Hermoso homenaje.

Un beso y un cálido abrazo!

:)

Ilduara dijo...

Me encanta Fred Astaire, prefiero decirlo en presente. Desprende magia. Me gusta verlo bailar sobre todo con Eleanor Powell.

Es cierto que los niños no pueden aprender buenos modales sin verlos.

El collar de Hampstead dijo...

: )
Merecido homenaje para este grandísimo bailarín.
Un profesional y por lo que dicen de él,una buena persona...y eso es lo más en un mundo tan de egos.
Demostró su clase al hablar así de Michael Jackson.

Tuvo mucho mérito en la pericia alcanzada por Ginger Rogers,ella puso el talento y las ganas y él la pulió y la enseñó.Y vaya resultados!
Sé que tenía predilección por Rita y no me extraña...en ese baile desprenden magia.

Qué bonito vestido negro lleva la Hayworth y Ginger Rogers ese blanco con tirantes plateados...es divino,tan sencillo,tan bien cortado...
Me han entrado ganas de bailar!

Un beso de cine.
Y buena tarde,gracias!

Rosa dijo...

:))

Sí, sí y sí, mi querida Malque, sólo los verdaderos grandes son humildes, en el baile, en cualquier oficio, en cualquier profesión, no importa el lugar ni la actividad ...

¡Un beso! Chucuchucuuuuuuuuuu ...
Rosa Rosita te quiere mucho, querida Malque.

Rosa dijo...

:)

Vale, Toro, y me alegro mucho.
No sé si has aprendido ya a bailar como Fred (aplicaté, perezoso ...), pero no importa, el tampoco sabe 'poesiar' como tú ...
Pero, ambos, exquisitos ...
Todos sabemos algo, nadie es un folio en blanco ...

Un beso de ola y feliz tarde, Toroguapo.
:)

Rosa dijo...

:)

Sí, lo que más me llama la atención es esa bondad que describe Audrey, lo que para ella significó contar con él. Dice mucho de él como persona, elegante de alma, no sólo en sus formas, sino en algo interior, que nace y mana en lo profundo. Lo más importante ...

Un beso y un cálido abrazo para ti también, X.
:)

Rosa dijo...

:)
Sí, es cierto, en presente, su 'saber estar' va más allá de todo tiempo ...

Te cuento algo sobre lo que dices de los 'buenos modales', es de mi niñez, no recuerdo la época exacta, de mis primeros años en el colegio y, fíjate, que no lo he olvidado. Tuve la suerte, siempre lo digo y lo repito, porque es así, tal cual, de conocer en el colegio a monjas encantadoras, bondadosas, elegantes, inteligentes, caritativas ...
Todos los años, al finalizar el curso, nos repartían premios, y recuerdo que me dieron uno (lo guardo) que 'decía', entre otras cosas, 'a los buenos modales', no recuerdo las otras cosas (al castellano creo que era lo primero), pero aquello de los 'buenos modales' me emocionó. Lo buscaré ahora.
También te digo que mis mejores maestros son mis padres, pero a aquellas monjas y profesores laicos los recuerdo con un cariño inmenso. No encontraba contradicciones entre lo que vivía en casa y en el colegio.

Esto que dice Fred sobre los 'buenos modales' es muy importante para los niños, son esponjas, absorben lo que ven a su alrededor, antes, ahora y siempre ... también existen de forma natural los 'buenos modales', incluso en ambientes poco propicios, también ...

Un beso, Ilduara.

Rosa dijo...

:)
Os recordé a ti y a Gelu mientras lo veía ...
Sí, tan lejos de la vanidad, con clase.

Sí, pulió a Ginger, y él reconocía lo que le aportó. Según he leído, ella jamás se daba por vencida, trabajaba muy duro, era exigente.

El baile con Eleanor, como dice Ilduara, es asombroso, una compenetración increíble. Pero con Rita es especial, es mágico, también lo creo.

El vestido blanco de Ginger y el negro de Rita, tan sencillos, me encantan. En este último vídeo se aprecia muy bien la evolución de Ginger, en sus movimientos, mucho más elegantes ...

Gracias, Carmen, se nota que vives y te fijas en cada detalle. ¡Me encanta!
Muchas veces, encuentro cosas que dices que me hacen sonreír, complicidad en muchos detalles ...

Un beso.
:)

Maite Lorenzo dijo...

Hacer música bailando... me encanta todo.
Ganas de bailar, y con esos vestidos tan vaporosos.
Bonita entrada, Rosa.
Espectacular.
Muchos besos

Rosa dijo...

¿Bailamos?
:)

Un beso, Maite.
Me encanta bailar.
:)

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, Rosa:

Me gusta esta canción de Paolo Conte, como acompañamiento para las escenas de baile de Fred Astaire.
Enlazo la entrada que dediqué a
♪ ♫ ♪ ♩♪ ♫ ‘Bailando nace el amor’ ♪ ♫ ♪ ♩♪ ♫
Me voy a la cama cantando:
♪ ♫ ♪ ♩♪ ♫ “chips, chips, du-du-du-du-du” ♪ ♫ ♪ ♩♪ ♫
:)
Adiós. Abrazos

Rosa dijo...


:)
Es un montaje muy bien realizado, me lo regaló una de mis hermanas ...
Recordaba tu entrada, no la fecha de publicación, me he quedado sorprendida, me parecía más cercana en el tiempo ...

Jajaja, también me voy a la cama igual, cantando ...
♪ ♫ ♪ ♩♪ ♫ “chips, chips, du-du-du-du-du” ♪ ♫ ♪ ♩♪ ♫

¡Adiós, un beso, querida Gelu!

El collar de Hampstead dijo...

: ))

Rosa dijo...

:))

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...