viernes, 26 de agosto de 2016

Gloria





Catalá Roca



Mis versos son los de un poeta raro en una época postindustrial, los de un poeta que no vive en el mundo. Si yo no fuera tan vago, tendría que escribir sobre lo que realmente es el tiempo, porque los hombres están engañados; tienen una idea mecanicista del tiempo, como de una realidad homogénea de sucesión de instantes y donde solo existe el instante del ahora. Estoy convencido de que el tiempo es el futuro y el pasado. No es un instante. Es un paño, una cosa extensa; no es un punto, sino una extensión donde todo está vivo: mi padre, mi abuelo, mi niñez… ese es el territorio de la poesía. Y ahí el poeta está solo, por mucho que lo lean. Es posible que la infancia de un hombre del siglo XIV coincida con la de un hombre del siglo XXI. Es como si hubiera un tiempo continuo siempre reencontrándose sagrado e individual y todos participasen de ello. Hopkins miraba un árbol y de ese árbol una rama y de esa rama una hoja y de esa hoja una fibra, porque el paño del tiempo es tremendamente minucioso.



GLORIA

Gloria por la Palabra que mi boca
no acierta a decir nunca, mientras mi mano
     tiembla
o deja garabatos rotos como la nieve
que a copos viste de niñez los montes.
Por el lucero rojo que acompaña a la luna.
Por el olivo cano, desde chico tan serio,
que luego da el aceite con su risa de oro.
Por el lomo estrellado de la trucha
que se parece al manto de Merlín.
Gloria por el rocío y el diminuto cielo
que deja en cada brizna.
Por la caja de música que suena en el verano
–con el lucero, el grillo; con el sol, la chicharra–,

porque saben sus notas el más secreto anhelo.
Gloria también por todas las cosas que no sé.


José Julio Cabanillas


La poesía es lo que está más allá del raciocinio pues, a diferencia de la filosofía, no trata de explicarse y explicarnos en fórmulas exactas la realidad que nos rodea, sino de buscar eso tan inefable que llamamos la verdad. 




12 comentarios:

Amapolita Azzulita dijo...

Me gusta el ultimo párafo de Julio Cabanillas. Besos.

TORO SALVAJE dijo...

Es el lenguaje del corazón.

Besos.

El collar de Hampstead dijo...

Me he quedado con el lucero rojo que acompaña a la luna...
;todo lo demás está muy bien,pero ese verso...pour moi!

Besos cósmicos,Rosa
; )

Rosa dijo...

:)

A mí también, y el último verso.

Un beso, linda.

Rosa dijo...

:)

Sí. Eso es, Toro.

Un beso, Toro.

Rosa dijo...

:)

¡Pour toi!, es precioso ...

Un beso, Carmen, ¡cósmico!!!

Caminar dijo...

El tiempo...es un misterio. Aquí se da un matiz que tal vez nunca había reparado en él. Creo que es en el capítulo XI de las Confesiones de san Agustín en donde se habla del tiempo. No de forma tan poética, pero sí magistral.
Un abrazo. Gracias.

Rosa dijo...


Sí, como un paño, una extensión, sagrado, individual, participando todos de él. Tremendamente minucioso. Un misterio, ¿qué es el tiempo? Dejo a san Agustín, también me parece una reflexión magistral:

“¿Qué es, pues, el tiempo? Si nadie me lo pregunta, lo sé; pero si
quiero explicárselo al que me lo pregunta, no lo sé. Lo que sí digo
sin vacilación es que sé que si nada pasase no habría tiempo pasado;
y si nada sucediese, no habría tiempo futuro; y si nada existiese, no
habría tiempo presente. Pero aquellos dos tiempos, pretérito y futuro,
¿cómo pueden ser, si el pretérito ya no es y el futuro todavía no
es? Y en cuanto al presente, si fuese siempre presente y no pasase a
ser pretérito, ya no sería tiempo, sino eternidad. Si, pues, el presente,
para ser tiempo es necesario que pase a ser pretérito, ¿cómo
deciros que existe éste, cuya causa o razón de ser está en dejar de
ser, de tal modo que no podemos decir con verdad que existe el
tiempo sino en cuanto tiende a no ser?”.

San Agustín de Hipona. Cfr. Confesiones. Xl, 14, 17.-

Un beso grandísimo, querida amiga.
Feliz domingo.

AMBAR dijo...

No paso tan seguido pero ya di mi repaso.
Este poema es precioso, una gloria leerlo y nos regala grandes verdades en sus letras,
José Julio...me recuerda a un amigo que tuve de niña.
Un abrazo y me voy a tu montaña Leonesa.
Ambar

Rosa dijo...

Me alegra que te lo recuerde.
Es un gran poeta.

Un beso, Ámbar.

Maite Lorenzo dijo...

¡Qué bueno!
Fïjate, hemos preparado un albúm de fotos para regalarle a mis padres el día que celebraron las Bodas de Oro: Una historia de más de 50 años, ¡y tanto!
Desde que mis abuelos se conocieron... un repaso a lo largo del tiempo de nuestra familia, imagínate. Mientras prepárabamos las fotos me di cuenta de que todo está unido y esa historia es el cimiento de lo que somos, y posiblemente sea el de nuestros hijos.
Una experiencia muy bonita que hemos compartido con tíos, primos, y nos ha
permitido reencontranos.
Gracias por tu maravillosa entrada.

Rosa dijo...

Ay, Maite, este comentario se me había pasado. Pero ¡cómoooo!!!
Publiqué el comentario y me fui a la montaña, por eso después no me di cuenta. Perdona.
Precioso lo que me cuentas, es cierto, todo está unido.
Es una experiencia única, yo también recuerdo la celebración de las Bodas de Oro de mis padres.

¡Me alegro de todo lo que me dices!!!

¡Muchos besos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...