lunes, 31 de agosto de 2015

Los besos



El beso. Gustav Klimt


No te olvides, temprana, de los besos un día.
De los besos alados que a tu boca llegaron.
Un instante pusieron su plumaje encendido
sobre el puro dibujo que se rinde entreabierto.

Te rozaron los dientes. Tú sentiste su bulto,
En tu boca latiendo su celeste plumaje.
Ah, redondo tu labio palpitaba de dicha.
¿Quién no besa esos pájaros cuando llegan, escapan?

Entreabierta tu boca vi tus dientes blanquísimos.
Ah, los picos delgados entre labios se hunden.
Ah, picaron celestes, mientras dulce sentiste
que tu cuerpo ligero, muy ligero, se erguía.

¡Cuán graciosa, cuán fina, cuán esbelta reinabas!
Luz o pájaros llegan, besos puros, plumajes.
Y oscurecen tu rostro con sus alas calientes,
que te rozan. Revuelan, mientras ciega tú brillas.

No lo olvides. Felices, mira, van, ahora escapan.
Mira: vuelan, ascienden, el azul los adopta.
Suben altos, dorados. Van calientes, ardiendo.
Gimen, cantan, esplenden. En el cielo deliran.

Vicente Aleixandre
  


Dmitri Shostakovich - Romance (from The Gadfly)



Una carrera





Te echo una carrera.
De aquí hasta el horizonte
y luego vuelta.

Juan Bonilla








domingo, 30 de agosto de 2015

Si al pasar ...





Cementerio y casa parroquial en Kochel. Wassily Kandinsky



Si al pasar frente a una tumba
descubres flores silvestres
flores que ninguna mano
ha plantado
no lo dudes
ahí debajo
yace un poeta.

Ramón de Almagro




sábado, 29 de agosto de 2015

Dedicatoria





Gabriel Picart


Si alguna vez la vida te maltrata,

acuérdate de mí,

que no puede cansarse de esperar

aquel que no se cansa de mirarte.


Luis García Montero








viernes, 28 de agosto de 2015

Aunque tú no lo sepas

  





Aunque tú no lo sepas
me he inventado tu nombre,
me drogué con promesas
y he dormido en los coches.
Aunque tú no lo entiendas
nunca escribo el remite en el sobre
por no dejar mis huellas.

Aunque tú no lo sepas
me he acostado a tu espalda
y mi cama se queja
fría cuando te marchas.
He blindado mi puerta
y al llegar la mañana
no me di ni cuenta
de que ya nunca estabas.

Aunque tú no lo sepas
nos decíamos tanto,
con las manos tan llenas,
cada día más flacos.
Inventamos mareas,
tripulábamos barcos
y encendía con besos
el mar de tus labios.

Luis García Montero





Gracias, May.




jueves, 27 de agosto de 2015

En el museo



 
"La Virgen con el Niño, llamada la Madonna Durán".
 Roger van der Weyden (1435-1438). Museo del Prado
 
 
 
A veces, observando a la gente ambulante
por los lentos pasillos del Museo del Prado
no puedo contenerme, y me pongo a su lado
para saber qué opina -con un gesto pedante-

de un conde, un santo, un dios, o de un perro elegante.
Os aseguro que lo mejor que he escuchado
son esos comentarios del niño malhablado
al mirar una venus desnuda por delante.

Cuando esa gente huye y en la misma salida
afirma ciegamente haberlo visto todo,
no haber dejado ni una sala olvidada

me entristezco, pensando que hay quien deja la vida
jactándose saciada de eso mismo, de modo
que mirándolo todo no han contemplado nada.


Jaime García-Máiquez
 
 
 
 

Cosas que echa el mar




Frank W Benson




De consumida sal y garganta en peligro
 están hechas las rosas del océano solo. 

Pablo Neruda (El sur del océano).


Entre las cosas que echa el mar
busquemos las más calcinadas,
patas violetas de cangrejos,
cabecitas de pez difunto,
sílabas suaves de madera,
pequeños países de nácar,
busquemos lo que el mar deshizo
con insistencia y sin lograrlo,
lo que rompió y abandonó
y lo dejó para nosotros.



 Pablo Neruda, No me hagan caso
Estravagario.







martes, 25 de agosto de 2015

Los usos del dolor



El sueño. Arantzazu Martínez



(Este poema lo soñé cuando dormía)


Alguién a quien una vez amé me regaló
una caja llena de oscuridad.
Me llevó años comprender
que esto, también, era un regalo.

Mary Oliver




domingo, 23 de agosto de 2015

La ternura de Justiniano



 
Acuarela. Carmen Díaz



Justiniano sigue enamorado
desde hace muchos años
de una mujer misteriosa
que hace tiempo
le robó el corazón
y cada día del año
nada más levantarse
le escribe un poema
que luego guarda en el cajón
de "los poemas de amor"
y aunque ciertamente
Justiniano no es ningún poeta
hay que reconocerle
su hermoso tesón
y su eterna pasión
por esa mujer imposible
a la que escribe cada día
un maravilloso poema de amor
como por ejemplo el de hoy:
"Aunque te hagas vieja
y tengas ya cara de coneja
corazón de comadreja
y patas de abeja
aunque seas una pelleja
de la que todos se quejan
aunque tus cejas
rodeen ahora tus orejas
aunque parezcas una oveja
siempre querré ser tu pareja".

 
 Justiniano 151



Un canto al amor más puro, aquel que no se marchita, que es del alma, que permanece. Es la ternura. Y con el humor chispeante de un gran poeta, un poeta genial.
Un poeta que, cada día, comparte sus versos con enorme generosidad.

Gracias, querido Toro. Es un honor dejar aquí este poema, que es un regalo para todos.

Te regalo la flor de la imagen y estas canciones que lo acompañan muy bien, preciosas, chispeantes, profundas, misteriosas, tiernas, con esa ternura que siempre esconden tus versos ...











sábado, 22 de agosto de 2015

Una sonrisa





Voy a darte
besos en la
cara



hasta que tu
sonrisa
reviente.


Yolanda Sáenz de Tejada


Una sonrisa y una "canzone" piano, pianoooo ...





¡Feliz domingo!





viernes, 21 de agosto de 2015

Al agua con Sorolla




Al agua, Valencia. Joaquín Sorolla y Bastida. Colección privada



 El sonido del mar



Con textos de las cartas que escribía a su mujer Clotilde.

 (De la obra: "El mar de Sorolla, estudios") 



Bañarse en Valencia. Hispanic Society of America. Nueva York



"El arte no tiene nada que ver con nada que sea feo o triste ... ¿No es maravilloso ... que los pintores modernos se dediquen al estudio de la luz del sol? La luz es la vida de todo lo que toca... "La lumière c'est la vie". Por tanto, cuanta más luz en las pinturas, más vida, más verdad y belleza".



Sol de la mañana, playa de Valencia. Colección privada


 Playa de Valencia. Colección privada


"He presenciado el regreso de la pesca: las hermosas velas, los grupos de pescadores, las luces de mil colores reflejándose en el mar, la picante conversación de muchos de mis viejos modelos, me proporcionaron un rato difícil de olvidar.
Ahora son las seis menos cuarto y he cogido el lápiz para transmitirte este rato de placer pasado en mi primera tarde del puerto. Ahora, noche absoluta, es tan agradable como antes, pues como yo nunca he vivido en un puerto, el espectáculo me seduce, las sirenas, el ruido de la carga y descarga sigue, y las luces siguen reflejándose en el mar..."


Dos hermanas, Valencia. Instituto de Arte de Chicago


 Al baño, Valencia. Colección privada



Elenita en la playa, Asturias. Colección privada



"Yo lo que quisiera es no emocionarme tanto, porque después de unas horas como hoy, me siento deshecho, agotado, no puedo con tanto placer, no lo resisto como antes, es que la pintura cuando se siente es superior a todo; he dicho mal, es el natural lo que es hermoso".


Niña entrando en el baño. Colección privada



Un día de verano en la playa


Cabeza de pescadora o Rosa. Museo Sorolla


Pescadora valenciana. Colección privada



Saliendo del baño. Museo Sorolla



Las tres hermanas en la playa de Valencia


Verano, playa de Valencia.
 Museo Nacional de Bellas Artes de la Habana


 Idilio en el mar. Hispanic Society of America. Nueva York


Pescadora con su hijo, Valencia. Museo Sorolla


Niño en cuclillas. Playa de Valencia. Colección privada


 El balandrito. Museo Sorolla


Clotilde y Elena en las rocas, Javea. Colección privada


En 1907 Sorolla escribe a Clotilde: "Estas horas son las que te voy a dedicar, otras mejor no encontraría para comunicarme con la mujer que más quiero; tu retrato lo tengo delante y créeme, hice bien en traerlo, pues a pesar de estar pintado por mí, hay en él algo que es más verdad que la verdad misma; lo he hecho pegar sobre un cartón de color verde oscuro y hace muy bien.
Son las diez y media y me voy a dormir solo ... y triste por eso, pero antes quiero decirte que la noche es colosal, hermosa, hay una luna espléndida y el mar está más bello que durante el día, he dado un largo paseo viendo los reflejos de las luces; hasta mañana".



Retrato  de Clotilde con traje gris (detalle). Museo Sorolla



Una de las mujeres más retratadas de la Historia del Arte.

“…Cuan desgraciado hubiera sido yo -escribía Sorolla- si no te hubiera querido como te quiero, ¡que ratos tan tristes cuando no pintase!, y la misma pintura no creo me compensase si tú no me hicieras feliz, Dios en todo me atiende, muchos y apasionados besos. Pintar y amarte, eso es todo, ¿Te parece poco?”.
“Sin ella, seguramente, no habría llegado a donde he llegado".


Y en uno de sus escritos, Clotilde, de carácter poco mundano, afirmaba:

“¡Me gustaría tanto que no se acordasen de mí! He nacido yo tan poco para estos jaleos; ser mujer de un gran artista como es mi Joaquín y estar siempre en el rinconcito metida es muy difícil”.

Para mi querida Caminar.




miércoles, 19 de agosto de 2015

Mira bien





La mar. Antonio Mora


Mira que no eres tiempo.
Ante ti canta el mundo,
su presencia más clara te será concedida si esperas con los ojos.
Mira bien.
La esperanza es el modo de tener el milagro.
Voy a hablarte de ti porque Dios me lo ordena,
de tu llanto que mira la suavidad
                                                           y el cielo.
Mira profundamente para que la sonrisa se resuelva en paciencia;
los colores, las cosas son amores vencidos.
Mira bien.
El destino es llevar la mirada en los ojos.



                                              Luis Rosales.  (“Cántico del destino”. Abril)


 



Il cuore





Vincent van Gogh



Ya nadie graba
en las paredes
en los troncos
   Luis y María
   Raquel y Carlos
   Marta y Alfonso
junto a dos corazones
enlazados

ahora las parejas
leen esas vestustas
incómodas ternuras
en las paredes
en los troncos
y comentan
qué ñoños
antes de separarse
para siempre.


Mario Benedetti, Il cuore 











martes, 18 de agosto de 2015

Trénzame







Trénzame el pelo.

Que sienta los tirones


de tu cariño.



Susana Benet







El romanticismo

manejado con disciplina

es la más luminosa clase de belleza

que existe.


Bill Evans





viernes, 14 de agosto de 2015

¡Música!!!







¡Qué maravilla!!!  Y emociona la ternura con su madre.


Bruce Springsteen y The E Street Band con Adele (su madre) -  Olympic Park, en Londres, junio 30, 2013 (HRC Festival). ¡Dancing in The Dark!


Me levanto por la tarde
y no tengo nada que decir.

Vuelvo a casa por la mañana,
me meto en la cama
sintiéndome igual.

Solo estoy cansado,
cansado y aburrido de mí mismo.

Oye, nena,
necesito un poco de ayuda.

No puedes encender un fuego,
no puedes encender
un fuego sin una chispa ...


¡Feliz fin de semana! 






miércoles, 12 de agosto de 2015

Tiempo sin tiempo







Preciso tiempo necesito ese tiempo
que otros dejan abandonado
porque les sobra o ya no saben
que hacer con él
tiempo
en blanco
en rojo
en verde
hasta en castaño oscuro
no me importa el color
cándido tiempo
que yo no puedo abrir
y cerrar
como una puerta

tiempo para mirar un árbol un farol
para andar por el filo del descanso
para pensar qué bien hoy es invierno
para morir un poco
y nacer enseguida
y para darme cuenta
y para darme cuerda
preciso tiempo el necesario para
chapotear unas horas en la vida
y para investigar por qué estoy triste
y acostumbrarme a mi esqueleto antiguo

tiempo para esconderme
en el canto de un gallo
y para reaparecer
en un relincho
y para estar al día
para estar a la noche
tiempo sin recato y sin reloj

vale decir preciso
o sea necesito
digamos me hace falta
tiempo sin tiempo.


Mario Benedetti, Tiempo sin tiempo










Noche de estrellas

 
 
 
 
Hisanori Yoshida

 
 
El silencio del universo deja pasar de manera privilegiada a la poesía.
 
 


ASOMANDO a la noche
en la terraza
de un rascacielos altísimo y amargo
pude tocar la bóveda nocturna
y en un acto de amor extraordinario
me apoderé de una celeste estrella.

Negra estaba la noche
y yo me deslizaba
por la calle
con la estrella robada en el bolsillo.
De cristal tembloroso
parecía
y era
de pronto
como si Ilevara
un paquete de hielo
o una espada de arcángel en el cinto.

La guardé
temeroso
debajo de la cama
para que no la descubriera nadie,
pero su luz
atravesó
primero
la lana del colchón,
luego
las tejas,
el techo de mi casa.

Incómodos
se hicieron
para mí
los más privados menesteres.

Siempre con esa luz
de astral acetileno
que palpitaba como si quisiera
regresar a la noche,
yo no podía
preocuparme de todos
mis deberes
y así fue que olvidé pagar mis cuentas
y me quedé sin pan ni provisiones.

Mientras tanto, en la calle,
se amotinaban
transeúntes, mundanos
vendedores
atraídos sin duda
por el fulgor insólito
que veían salir de mi ventana.

Entonces
recogí
otra vez mi estrella,
con cuidado
la envolví en mi pañuelo
y enmascarado entre la muchedumbre
pude pasar sin ser reconocido.
Me dirigí al oeste,
al río Verde,
que allí bajo los sauces
es sereno.

Tomé la estrella de la noche fría
y suavemente
la eché sobre las aguas.

Y no me sorprendió
que se alejara
como un pez insoluble
moviendo
en la noche del río
su cuerpo de diamante.
 

Pablo Neruda, Oda a una estrella

 
 

 
 
¡Feliz noche! 
 
 
 
 

jueves, 6 de agosto de 2015

Azul

 





el azul flotaba hoy sobre
mi cabeza

casi sin hablarme
igual que el cielo

y sus nubes
 
 
Amapola Azzul
 
 
 
Una música y un vídeo dulces, delicados y suaves, como tus versos ... 

 
 

 
 
 
Para Amapola Azzul, la poeta de lo pequeño, con mi cariño.
 
 
 
 
 

miércoles, 5 de agosto de 2015

El aromo



Retrato de un niño. John Singer Sargent



El tiempo lo guardó en su memoria
para soñar con él en las noches de invierno.

Los labios del tiempo despiertan,
y pronuncian, mojada de lluvia,
la primera palabra que recuerdan.

Y se enciende la llama del aromo
sin temor al viento, sin envidia del sol.

El aromo es el primer día de escuela,
es una boca manchada de cerezas,
una ola amarilla de donde nace la mañana,
un vaso de vino en la mesa de los pobres.

El aromo es un domingo en la plaza de provincias,
es lo que nace de la semilla
de un hueso de niño muerto,
la amistad de las ovejas y el molino
en los viejos calendarios
y la alegría de los brazos
que renacen cuando estrechan
 el cuerpo de quien aman.


Jorge Teillier



martes, 4 de agosto de 2015

Momentos creativos



"He hallado lo esencial de mi pintura
 en el camino
 y en la búsqueda ...
la historia en sí misma no importa,
lo que importa es la manera de contarla".
 
 Raoul Dufy





 
 
El proceso creativo y la belleza de lo efímero ... un momento dará lugar a otro ...

¿Se puede pintar el canto de un pájaro?


Para hacer el retrato de un pájaro

 
Pintar primero una jaula
Con la puerta abierta
Pintar después algo bonito
Algo simple algo bello
Algo útil para el pájaro
Apoyar después la tela contra un árbol
En un jardín en un soto
O en un bosque esconderse tras el árbol
Sin decir nada sin moverse
A veces el pájaro llega enseguida
Pero puede tardar años
Antes de decidirse
No hay que desanimarse
Hay que esperar
Esperar si es necesario durante años
La celeridad o la tardanza
En la llegada del pájaro
No tiene nada que ver
Con la calidad del cuadro
Cuando el pájaro llega si llega
Observar el más profundo silencio
Esperar que el pájaro entre en la jaula
Y una vez que haya entrado
Cerrar suavemente la puerta con el pincel

Después borrar uno a uno todos los barrotes
Cuidando de no tocar ninguna pluma del pájaro



Hajime Namiki



Hacer acto seguido el retrato del árbol
Escogiendo la rama más bella para el pájaro
Pintar también el verde follaje
Y la frescura del viento
El polvillo del sol
Y el ruido de los bichos de la hierba en el calor estival
Y después esperar
Que el pájaro se decida a cantar

Si el pájaro no canta mala señal
Señal de que el cuadro es malo
Pero si canta es buena señal
Señal de que podéis firmar
Entonces arrancadle delicadamente
Una pluma al pájaro
Y escribid vuestro nombre
En un ángulo del cuadro

 
Jacques Prévert



 

 
Durante el proceso creativo, el poeta más lúcido (y todo artista en general), el más seguro de sí y de su poesía, se siente a veces poseído. Pero ¿poseído, por quién? Leí estos versos de Juan Ramón Jiménez en los que tiene conciencia de esta fuerza misteriosa:

 «Poder que me utilizas,
como médium sonámbulo,
para las misteriosas comunicaciones;
¡he de vencerte, sí,
he de saber qué dices,
qué me haces decir, cuando me cojes;
he de saber qué digo, un día!»


(Poesía, 63.)

 
Algo que recordé a raíz de un comentario de Toro Salvaje:

Es que hay versos y también poemas que tienen vida propia.
Se sirven del poeta para materializarse.
El poeta es únicamente el vehículo.
 


 


lunes, 3 de agosto de 2015

La muchacha de Vermeer







“La muchacha de Vermeer, famosa ahora,

me está mirando. La perla me mira.

La muchacha de Vermeer tiene los labios

rojos, húmedos y brillantes.

 




Muchacha de Vermeer, perla,

turbante azul: eres la luz,

y yo estoy hecho de sombra.

La luz mira a la sombra con altivez,

con indulgencia, quizá con tristeza”.


Adam Zagajewski, “La muchacha de Vermeer”.



Imagen: La joven de la perla, J. Vermeer van Delft.




 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...