lunes, 26 de enero de 2015

Me gusta...

  
 
 
 
 
 
Me gusta que Epicuro se preocupe
por la forma redonda del granizo.
Que Francisco de Asís diga que el agua es casta
y el fuego robusto.
Que en una breve carta a uno de sus amigos
Marguerite Yourcenar escriba «Gracias.
Gracias por el honor de compararme
con un árbol».

 


 
No sé por qué, estas cosas
curan mi corazón.

Juan Antonio González Iglesias

 
Imágenes: Christian Shloe. 
 


 
 

sábado, 24 de enero de 2015

Una botella a la deriva

 
 
 
 
 
Aquella mañana, Jorge Pérez perdió el trabajo. No recibió ninguna explicación, no hubo anestesia: de buenas a primeras, en un santiamén, fue echado de su empleo de muchos años en la refinería de petróleo.
Se echó a caminar. Caminó sin saber por qué, sin saber adónde, obedeciendo a sus piernas, que estaban más vivas que él. A la hora en que nada ni nadie hacen sombra en el mundo, las piernas lo fueron llevando a lo largo de la costa sur de Puerto Rosales.
En un recodo, vio una botella. Presa entre los juncos, la botella estaba cerrada con tapón y lacre. Parecía un regalo de Dios, para consuelo de su desdicha, pero Jorge la limpió de barro y descubrió que no estaba llena de vino, sino de papeles.
La dejó caer y siguió caminando.
A poco andar, volvió sobre sus pasos.
Rompió el pico de la botella contra una piedra y adentro encontró unos dibujos, algo borroneados por el agua que se había filtrado. Eran dibujos de soles y gaviotas, soles que volaban, gaviotas que brillaban. También había una carta, que había venido desde lejos, navegando por el mar, y estaba dirigida a quien encuentre este mensaje:
 
Hola soy Martín.
Yo tengo ocho años.
A mí me gustan los nioquis, los huebos fritos y el color berde.
A mí me gusta dibujar.
Yo busco un amigo por los caminos del agua.
 
Eduardo Galeano, en Bocas del tiempo
 
 
 
 

miércoles, 21 de enero de 2015

Mañana

 
 
 
Christian Shloe
 
 
 
Un brevísimo poema de Giuseppe Ungaretti, “Mattina” (Mañana), con un solo verso:
 
M’illumino d’immenso.
 
Me ilumino de inmensidad.
 
No agregó nada más: la mañana permitía iluminar la interioridad del poeta a través de la inmensidad.
Y el lector pone en marcha la imaginación ... 
 
Precioso.


 
 
 
 

martes, 20 de enero de 2015

¡Gracias!





Un premio que me llega de Amapola, linda Amapola, desde su blog Sueños .

No sigo las cadenas de premios, pero me encanta leer sus poemas llenos de sensibilidad, siempre me provocan una sonrisa  (es muy tierna, es especial). Hago una excepción.

Tengo que contestar unas preguntas y, a su vez, nombrar otros 10 blogs.
No nombro especialmente ningún blog, todos me parecen preciosos y entrañables. Pero recuerdo con enorme cariño a mi querida amiga Clarissa, que conocí, precisamente, en este blog. La recuerdo cada día.

Sí contestaré a las preguntas:

1- Libro que más te ha gustado
Por lo que significaron para mí cuando los leí, y continúan significando:  el Libro de la vida, de santa Teresa de Jesús, y Las confesiones, de san Agustín. Ambos están relacionados, es imposible nombrar uno sin el otro, van unidos, entrelazados.

2- Autor que te guste
 Muchos, sobre todo de poesía. Soy más de obras concretas, o de poemas, que de autores. Pero...san Juan de la Cruz, por encima de todos...

3- Libro que has leído más de una vez
 Unos cuantos; por ejemplo, el Cántico espiritual de san Juan de la Cruz. Lo releo y releo.

4- ¿Prefieres libro electrónico o el de siempre?
 El de siempre; me gusta tocarlos, palparlos... y "estrujarlos" si me encantan...

5- ¿Qué género literario prefieres?
 Poesía y ensayo. Los dos por igual. Pero leo de todo...me viene a la memoria En la ardiente oscuridad, de Buero Vallejo... muchos...

6- Libro que te gustaría leer
En este momento, las obras de Juan Martín Velasco; he terminado Vivir la fe a la intemperie y me ha encantado su reflexión. Ahora, estoy leyendo también la poesía de Toro salvaje. Es muy buena (casi siempre).
 
7- Ciudad que más te gustó visitar
 Florencia y Siena. Y Roma... de cada una de ellas guardo un rincón único... Córdoba, Toledo ...

8- Ciudad que te gustaría visitar
 Asís, sin ninguna duda, es la ciudad de san Francisco ... y también Jerusalén ...
 
9- Qué es lo que más te gusta de tener un blog
 Las personas que he conocido a través de ellos (en conjunto), a las que quiero mucho.

10- Lo que menos
Que no dispongo de mucho tiempo para el blog y para visitarlas. No hay nada, absolutamente nada, que sea negativo.


Gracias, linda Amapola. ¡Un beso!




 

viernes, 16 de enero de 2015

Imagina...

 
 
Amor rosa. Marc Chagall
 
 
 
Imagina que todas las mujeres
y que todos los hombres de este mundo
fueran maravillosos
como tú y como yo.
Imagina también lo cierto. Sueña
lo que existe. Aventúrate
a calcular el número (sometido a la hermosa
indeterminación de lo imposible)
el número de todos los hombres y mujeres
que son como nosotros y con sus pasos hacen
transitable la tierra.
La serie limitada, imagínatelos
uno a uno,
igual que te imaginas a ti misma o a mí,
diversos de nosotros, de sí mismos,
inaprensibles siempre,
libres frente al gobierno, que no sabe que existen.
El número variable de los maravillosos.
Nadie los censará, aunque bien sabemos
que no son infinitos.
Nacen y mueren. Pero ésa no es
su variación. No puede
destruirlos con todos sus abusos
la estadística. Ellos
suman su ser al de los animales,
incorporan su ser al de los astros,
traen las constelaciones tatuadas
en el iris, y esperan
esperan nada más, como los pájaros.
Desde el centro más íntimo
se reparten en forma de lirio sus arterias:
así guardan su cuerpo entero en una lágrima,
o celebran de pronto la anchura de la vida.
Así que no podemos decir ni una vez más
que no pertenecemos a este mundo,
porque nosotros somos este mundo,
porque somos reales, tan reales
como los que administran
la realidad, o más, porque nosotros
somos la claridad.
Por eso yo declaro
que lo maravilloso, la inocencia,
esa felicidad que a veces somos,
la hermosura extendiendo su luz sobre la tierra,
todo lo que soñamos
sucederá algún día,
porque nosotros hemos sucedido.
 
 
Juan Antonio González Iglesias.
Poema pleno de amor para Elena Ferrer
 
 
 
 

domingo, 11 de enero de 2015

Un paseo...

 
 
 
 
 
En el invierno de París
La pasan mal
Los sans-abris;
La pasan mal
Los sans-logis;
La pasan mal
los sans-nourri:
La pasan mal
En el invierno de París.

En el invierno de París
¿Qué piensas tú,
Sin un ami?
¿Qué piensas tú
Solo en la rue?
¿Qué piensas tú
De mí, de ti,
Qué piensas tú
En el invierno de París?

En el invierno de París
Viene el burgués
(que ama la vie)
Viene el burgués
Y exclama: Oui!
Viene el burgués,
Repite: Oui!
Viene el burgués
En el invierno de París

En el invierno de París
Nunca se vio
Gente tan chic;
Nunca se vio
Tan fino esprit;
Nunca se vio
Là-bas o ici,
Nunca se vio
En el invierno de París.




En el invierno de París
Con calma pues
Tendrás abris;
Con calma pues
Serás nourri;
Con calma pues
Se dice (on dit)
Con calme pues
En el invierno de París.

En el invierno de París
Vivir podrás
Un mes así;
Vivir podrás
con lait, con lit;
vivir podrás
ya san souci;
vivir podrás
en el invierno de París.

En el invierno de París…
¿Pero y después?
Solo en la rue.
¿Pero y después?
Sin un ami.
¿Pero y después?
Ni lait ni lit.
¿Pero y después
Sin el invierno de París?

Nicolás Guillén
 
 
Un poema muy curioso... 
 
 
 
 

sábado, 10 de enero de 2015

El corazón de Dios

 
 
 
Paul Schulenburg
 
 
Eres la disponible eternidad,
y a mí que me distrae
el vuelo de una mosca.
Mientras haya juguetes,
soldaditos, peonzas, bicicletas,
el cine de la tarde de los sábados,
ni me acuerdo de ti.
Urgen todas las fábulas.
Tú, rey de la paciencia,
con tesoros de tiempo en los bolsillos,
esperas a que un día
me canse de estar solo.
 
 
 Carlos Pujol, de "El corazón de Dios"
 
 
 
W.A. Bouguereau (detalle)
 
 
"De la fe no sabemos más que existe".
 
Carlos Pujol.
 
 
Y añado: que es un don de Dios que hay que pedir todos los días, y dar gracias. 
 
 
 
 

viernes, 9 de enero de 2015

Recuerdo azul...

 
 
 
Joan Miró
 

¿Quiénes gritaron de alegría cuando nació el color azul? 
 
Pablo Neruda 


 
Azul monocromo. Yves Klein

 
¿Qué es el azul? - se preguntaba Ives Klein.

“El azul es lo invisible hecho visible. No tiene dimensiones. El azul “está” más allá de las dimensiones de las que participan los demás colores”, decía Klein.
 
 
 
Otoño en Murnau. Wassily Kandinsky
 
 
“La profundidad se encuentra en el azul .- escribía Kandinsky .- El azul tiene el poderío de un sentido profundo. El azul es el típico color paradisíaco. Proporciona una sensación final de descanso. Cuando está a punto de hundirse en el negro, evoca un dolor que casi no es humano”.
 
 
 
Mark Rothko
 
 
Y añade en "De lo espiritual en el arte":  “La tendencia del azul hacia la profundidad es tan grande que precisamente en los tonos profundos adquiere mayor intensidad y fuerza interior. Cuanto más profundo es el azul, más poderosa es su atracción sobre el hombre, la llamada infinita que despierta en él su deseo de pureza e inmaterialidad. El azul es el color del cielo, así como nos lo imaginamos cuando oímos la palabra "cielo".
 
 
 
Mark Rothko Detail #6
 
 
"El azul - prosigue Kandinsky - es el color típicamente celeste que desarrolla profundamente el elemento de quietud. Al sumergirse en el negro toma un matiz de tristeza inhumana, se hunde en la gravedad, que no tiene ni puede tener fin. Al pasar a la claridad, poco adecuada para él, el azul se hace diferente como el cielo alto y claro. Cuanto más claro tanto más insonoro, hasta convertirse en quietud silenciosa, blanca".
 
 
 
Noche. Edward Robert Hughes


... Azules que te velen, en el mar, en el cielo,
tu inocencia, extendida entre el aire y las aguas,
la siesta de ese sueño con que soñaste el mundo.
Prolónganos el lento azul de tu soñar.

Dámaso Alonso, de “Oración por los colores”.
 
 
 
Pablo Picasso
 
El color puede provocar la transformación del verso, de la imagen y del sentimiento. Decía Juan Ramón Jiménez que “el color del mundo es mayor que el sentimiento del hombre”. 
 
 
 
Pablo Picasso
 
 
L'art c'est l'azur (el arte es azul), concluye Victor Hugo.
 
¿Qué sería de la pintura sin el azul para Fra Angelico? ¿Y el Greco? ¿Y Vermeer? ¿Y el Bosco?
 
O para Rubén Darío, que en su cuento “Carta del país azul”, define sus cualidades: “Ayer vagué por el país azul. Canté a una niña; visité a un artista; oré, oré como un creyente en un templo, yo el escéptico; y yo, yo mismo, he visto a un ángel rosado que desde su altar lleno de oro, me saludaba con las alas”.
 
 
 

 
 
De un paseo maravilloso, evocador, de azul en azul, de poema en poema... a Rhapsody in Blue...
Gracias, Beatriz.

 


 

jueves, 8 de enero de 2015

Sustos de niño

 
 
 
La mendiga, (1868). Guillaume Charles Brun
 
 
 
El susto de ver el primer mendigo.
Y el susto de ver que mi madre
pasaba sin asustarse.
 
Geraldino Brasil
 
 
 
 
 

martes, 6 de enero de 2015

Cantar


 Vladimir Dunjic Serbian



Cantar es más que recordar
más que haber tenido aquello entonces,
más que vivir, más que soñar,
es tener el corazón de aquello.

Caetano Veloso
 








lunes, 5 de enero de 2015

Laudate Dominum, Mozart

 
 
 
La adoración de los Reyes Magos. Diego Velázquez
 
 
 

 
 
¡Alaben al Señor, todas las naciones,
glorifíquenlo, todos los pueblos!
Porque es inquebrantable
su amor por nosotros,
y su fidelidad permanece para siempre.
Gloria al Padre y al Hijo, y al Espíritu Santo,
como era en un principio, ahora, y siempre,
y por los siglos de los siglos.
 
Amén.
 
 
 
Feliz noche y día de Reyes.
 
 
 
 
 

sábado, 3 de enero de 2015

Trenzaré mi tristeza

 
 
 
John William Godward (detalle)
 
 
Decía mi abuela que cuando una mujer se sintiera triste lo mejor que podía hacer era trenzarse el cabello; de esta manera el dolor quedaría atrapado entre los cabellos y no podría llegar hasta el resto del cuerpo; había que tener cuidado de que la tristeza no se metiera en los ojos pues los harìa llover, tampoco era bueno dejarla entrar en nuestros labios pues los obligaría a decir cosas que no eran ciertas, que no se meta entre tus manos- me decía- porque puedes tostar de más el café o dejar cruda la masa; y es que a la tristeza le gusta el sabor amargo. Cuando te sientas triste niña, trénzate el cabello; atrapa el dolor en la madeja y déjalo escapar cuando el viento del norte pegue con fuerza.
Nuestro cabello es una red capaz de atraparlo todo, es fuerte como las raíces del ahuehuete y suave como la espuma del atole.
Que no te agarre desprevenida la melancolía mi niña, aun si tienes el corazón roto o los huesos fríos por alguna ausencia. No la dejes meterse en ti con tu cabello suelto, porque fluirá en cascada por los canales que la luna ha trazado entre tu cuerpo. Trenza tu tristeza, decía, siempre trenza tu tristeza…Y mañana que despiertes con el canto del gorrión la encontrarás pálida y desvanecida entre el telar de tu cabello.
 
Paola Klug, Trenzaré
 
Te recuerdo, papi.
 
 
 
 

viernes, 2 de enero de 2015

Il nous faut regarder

 
 
 

 
 
 
Derrière la saleté. / Detrás de la porquería
S’étalant devant nous / Extendiéndose delante nuestro
Derrière les yeux plissés / Detrás los ojos plegados
Et les visages mous / Y los rostros flojos
Au-delà de ces Mains / Más allá de esas manos
Ouvertes ou fermées / Abiertas o cerradas
Qui se tendent en vain / Que se tienden en vano
Ou qui sont poings levés / O que están puños alzados
Plus loin que les frontières / Más lejos que las fronteras
Qui sont de barbelés / Que son alambradas
Plus loin que la misère / Más lejos que la miseria
Il nous faut regarder / Necesitamos mirar
Il nous faut regarder / Necesitamos mirar
Ce qu’il y a de beau / Lo que hay de bello
Le ciel gris ou bleuté / El cielo gris o azulado
Les filles au bord de l’eau / Las chicas al borde del mar
L’ami qu’on sait fidèle / El amigo que sabemos fiel
Le soleil de demain / El sol de la mañana
Le vol d’une hirondelle / El vuelo de una golondrina
Le bateau qui revient / El barco que vuelve
L’ami qu’on sait fidèle / El amigo que sabemos fiel
Le soleil de demain / El sol de la mañana
Le vol d’une hirondelle / EL vuelo de una golondrina
Le bateau qui revient / El barco que vuelve
Par-delà le concert / Más allá del concierto
Des sanglots et des pleurs / De sollozos y de llantos
Et des cris de colère / Y de coléricos gritos
Des hommes qui ont peur / De los hombres que tienen miedo
Par-delà le vacarme / Más allá del jaleo
Des rues et des chantiers / De calles y obras
Des sirènes d’alarme / De sirenas de alarmas
Des jurons de charretier / De blasfemas de carreteros
Plus fort que les enfants / Más fuerte que los niños
Qui racontent les guerres / Que narran las guerras
Et plus fort que les grands / Y más fuerte que los mayores
Qui nous les ont fait faire / Que nos las han hecho hacer
Il nous faut écouter / Debemos escuchar
L’oiseau au fond des bois / El pájaro al fondo del bosque
Le murmure de l’été / El murmullo del verano
Le sang qui monte en soi / La sangre que nos hierve
Les berceuses des mères / Las cunas de las madres
Les prières des enfants / Los rezos de los niños
Et le bruit de la terre / Y el ruido de la tierra
Qui s’endort doucement / Que se duerme dulcemente
Les berceuses des mères / Las cunas de las madres
Les prières des enfants /Los rezos de los niños
Et le bruit de la terre / Y el ruido de la tierra
Qui s’endort doucement. / Que se duerme dulcemente.
 
 
 
 
 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...